Conversatorio: La iglesia cristiana y su relación con el poder político, con William Wipfler

La iglesia cristiana y su relación con el poder político

William Wipfler

Miércoles 21 de marzo de 2012 | 6:30-8:00 pm
Centro de Estudios Teológicos
Av. Independencia 253, Gazcue
Santo Domingo, República Dominicana
Entrada libre

Sigue leyendo

Elementos de análisis a tomar en cuenta para un diagnóstico institucional con perspectiva de género en congregaciones e instituciones eclesiales

Por Natanael Disla

A manera de introducción

Las desigualdades en las relaciones entre varones y mujeres también están presentes en las iglesias [1]. Como en las demás instituciones sociales, las iglesias han servido de fermento para perpetuar esa desigualdad, diseñando paradigmas desde la teología y la pastoral que han discriminado a las mujeres, estableciendo y legitimando una jerarquía en donde los varones tienen la supremacía.

En este breve ensayo, exploraremos los elementos que deben tomarse en cuenta para un análisis con perspectiva de género en una institución eclesial. Hemos basado este trabajo en un pre-diagnóstico institucional con perspectiva de género, inédito, que realizamos en una iglesia bautista en Santo Domingo en 2009 [2].

Elementos para el análisis

La primera tarea a realizar en un diagnóstico institucional en una congregación, es obtener y recabar la documentación histórica de la iglesia, a fines de conocer la misma y tener una idea acabada sobre su filosofía, organización y estructura, así como datos históricos de relieve. Todo esto debe leerse en perspectiva de género, buscando cómo han sido las relaciones entre varones y mujeres tanto a lo interno como a lo externo del espacio eclesial.

Sigue leyendo

Lucha campal entre potestades y principados en los cielos presbiterianos de México

Mujeres líderes presbiterianas mexicanas protestan en silencio en el Concilio| José Israel Fernández Medrano

Porque no estamos luchando contra enemigos de carne y hueso, sino contra las potencias invisibles que dominan en este mundo de tinieblas, contra las fuerzas espirituales del mal habitantes de un mundo supraterreno.

Efesios 6,12 (BTI)

Vía Facebook se acaba de informar lo siguiente:

TERMINÓ el Concilio. Acuerdos finales: 1) No se acepta la Ordenación de la Mujer. 2) El acuerdo entra en vigencia de forma inmediata, debiendo los presbiterios que ordenaron “diaconisas”, “ancianas” y “pastoras”, desconozcan tal ordenación y se adecuen al acuerdo.

Desde ayer está reunida en Asamblea la Iglesia Nacional Presbiteriana de México en un Concilio Teológico sobre la Ordenación de la Mujer, en Xonacatlán. Tal parece que la posición mayoritaria es en contra de la ordenación. Los presbiterios del Estado de México y Juan Calvino son los que parece que llevan la voz cantante a favor de la ordenación.

En este caso, el patriarcado kyriarcal y androcéntrico es esa potencia invisible que domina los cielos presbiterianos mexicanos.

Reacciones diversas se han hecho sentir en diversos medios, entre los que se encuentran Lupa Protestante, que ha publicado artículos a favor de la ordenación por Amparo Lerín Cruz (Presbiterio de la Ciudad de México), Emmanuel Flores-Rojas (Presbiterio del Estado de México), Leopoldo Cervantes-Ortiz (Presbiterio Berea) y Alberto Arenas Mondragón. Varias mujeres asistentes al Concilio han publicado una «Carta abierta de las hijas de Zelofehad a la Asamblea General».

En estos difíciles momentos, la biblia sirve de afirmación y consuelo. De nuevo, el relato de Números 27,1-11 sirve de ánimo a aquellas mujeres presbiterianas mexicanas a quienes se les ha prohibido la ordenación. En noviembre pasado Lupa Protestante publicó un sermón narrativo que escribí y presenté sobre el pasaje en cuestión.

¡Que las voces de las mujeres y varones aliados sean escuchadas, y que podamos decir «dondequiera que se proclame la Buena Nueva, en el mundo entero, se hablará también de lo que ésta ha hecho, en memoria de ella» (Marcos 14,9)!

Cátedra Juan Mackay 2012: Elisabeth Schüssler Fiorenza

2012 será un año dedicado al Género en la Universidad Bíblica Latinoamericana (UBL, San Pedro de Montes de Oca, Costa Rica). La teóloga feminista alemana/estadounidense Elisabeth Schüssler Fiorenza estará disertando en la Cátedra Juan Mackay, el principal espacio de reflexión teológica de la UBL, ha anunciado la Prof. Mireya Baltodano, Decana de la Escuela de Ciencias Teológicas.

Asimismo, el Seminario Integrado tendrá como tema Género y religión, con la participación de Elisabeth Cook, Genilma Boehler, Violeta Rocha y Mireya Baltodano.

La UBL está diseñando el plan de estudio para una Maestría en Género, Diversidad y Religión que ofertará a mediano plazo.

Colegios privados y educación laica

Por Tahira Vargas

En nuestra Ley General de Educación, capítulo VI arts. 22-25, se establece el respeto a la libertad de conciencia religiosa en la formación humana y religiosa que ofrezcan los centros educativos.

A pesar de que está consignada esta supuesta libertad de formación religiosa, la misma no se cumple en nuestras escuelas públicas y menos aún en los colegios privados.

Muchos colegios privados de nuestro país que no están dirigidos por congregaciones religiosas, tienen restricciones a la libertad religiosa y mantienen una orientación religiosa en diversos ámbitos de su actividad educativa en forma unilateral, sustentándose en la religión católica.

Seguir leyendo en Acento

***

Hay que decirlo. Nuestros centros educativos en Dominicana no están preparados para soportar un esquema de educación laica. Recuerdo que en una conversación con dos amigas monjas que laboran en una escuela en Sabana Perdida, ellas me relataban cómo los/as pocos/as estudiantes testigos de Jehová representaban un dolor de cabeza para la «buena convivencia» en el recinto escolar, debido a su negativa a rendir pleitesía a la bandera y a entonar el Himno Nacional como se acostumbra. Ellas no podían entender cuando les explicaba que a esos/as estudiantes debe respetárseles su religión, y que de ninguna manera su negativa implica un «irrespeto por la patria», ni mucho menos supone una «costumbre extraña».

En nuestras escuelas públicas y muchos colegios privados no religiosos se tiene como «por defecto» el orar antes de las clases y el enseñar solamente educación cristiana. Recuerdo que en el colegio que estudié —privado, por cierto, y no atado a ninguna congregación religiosa—, el contenido de la asignatura de religión era solamente basado en la religión cristiana. Y si a ello añadimos que los cultos afros y el vudú debieran formar parte de la educación religiosa en las escuelas públicas y colegios no religiosos, generaría ello un rechazo frontal de parte de amplios sectores de la sociedad dominicana, que no aceptan que en el currículo educativo se enseñe otra cosmovisión religiosa fuera de la cristiana.

El legado y utopía del educador puertorriqueño Eugenio María de Hostos, quien tan ampliamente soñó con una educación laica a todos los niveles, está cada día más lejos de cristalizarse, especialmente cuando existe una ley que obliga a las escuelas públicas del país a leer la biblia antes de cada jornada. Por el bien de nuestra sociedad, y por respeto al carácter laico que debiera tener el sistema educativo dominicano, esa ley debiera ser rechazada y derogada.

Un ateo lo dice mejor

 

Richard Dawkins, en la protesta contra la primera visita de un Papa al Reino Unido, 18/9/2010

Hago eco de un fragmento publicado por Ecupres de la parte final del más reciente libro del etólogo y biólogo británico Richard Dawkins, Evolución. El mayor espectáculo sobre la Tierra (Madrid: Espasa-Calpe, 2009). Es una triste verdad lo que señala Dawkins, y creo que sus palabras aplican también a muchas iglesias protestantes, que también siguen teniendo una cosmovisión medieval y harto desfasada sobre los mayores temas que nos tocan en estos tiempos:

Joseph Ratzinger es un enemigo de la humanidad.

Es un enemigo de los niños, ya que ha permitido que sean violados y ha alentado la infección de sus mentes con la culpa. Está vergonzosamente claro que la iglesia está menos preocupada por colocar a los niños a salvo de violadores que por salvar almas sacerdotales del infierno. Y que su preocupación principal consiste en salvar su propia reputación a largo plazo

Es un enemigo de las personas gay, ya que ha descargado sobre ellos el tipo de intolerancia que su iglesia solía reservar a los judíos.

Es un enemigo de las mujeres, ya que las mantiene apartadas del sacerdocio como si el pene fuera una herramienta esencial para cumplir con los deberes pastorales ¿A qué otro empleador se le permitiría discriminar en razón de sexo, sobre todo tratándose de un empleo que de forma manifiesta no requiere fuerza física ni otra cualidad que sólo se suponga a los varones?

Es un enemigo de la verdad, ya que propaga mentiras descaradas sobre la inutilidad de los condones contra el SIDA, especialmente en África.

Es un enemigo de la gente más pobre del planeta, ya que la condena a tener familias numerosas que no pueden alimentar y, con ello, a la esclavitud de la pobreza permanente. Una pobreza que casa mal con las obscenas riquezas del Vaticano.

Es un enemigo de la ciencia, ya que obstruye investigaciones vitales como las de las células madre, no con argumentos morales sino con base en supersticiones pre-científicas.

Y aunque es lo menos grave desde mi punto de vista, Ratzinger es incluso un enemigo de la propia iglesia de la Reina, ya que de manera arrogante ha asumido el desprecio de su antecesor por las órdenes anglicanas, considerándolas “absolutamente nulas y vacías”, al tiempo que trata de reclutar furtivamente vicarios anglicanos para apuntalar su propio penoso y decadente panorama sacerdotal.

Finalmente, y quizás es lo que más me preocupa personalmente, es un enemigo de la educación. Dejando de lado el duradero daño psicológico causado por la culpa y el miedo y que han hecho infame a la educación católica en todo el mundo, Ratzinger y su iglesia alimentan una perniciosa doctrina educativa: pretender que la evidencia constituye una base menos confiable para creer en algo que la fe, la tradición, la revelación y la autoridad, sobre todo su autoridad.

Voy a tomar cada punto señalado por Dawkins y daré mis opiniones respecto a cada uno en cuanto al trabajo que están haciendo —y que están dejando de hacer— las iglesias protestantes y evangélicas:

  1. Niños, niñas y adolescentes: bien lo decía Harold Segura en el cuaderno de trabajo que elaboró sobre las conclusiones del Congreso Lausana III de Ciudad del Cabo: nos falta mucho por repensar y hacer en cuanto a la niñez en nuestras iglesias. No estamos como iglesias haciendo misión integral con la niñez. Todo parece estar supeditado por la escuela dominical bancaria, en la que se le enseña a las y los infantes primeramente la existencia de Dios, sin reparar en sus particulares contextos de vida y en la necesidad de protección.
  2. Personas LGBT: las iglesias evangélicas continúan enclaustradas en ejercer discriminación y prejuicios en base a la orientación sexual de las personas. La pastoral en ese sentido sólo se limita a «curar» la homosexualidad, sin reparar en la necesidad de afirmar y dar la bienvenida a estas personas.
  3. Mujeres: muchas iglesias evangélicas conservadoras continúan negando la vocación pastoral y ministerial que tienen también las mujeres. No se dan cuenta que esto es violencia, discriminación y una grave y bochornosa falta.
  4. La verdad: es triste, pero hay que decirlo. Muchas iglesias evangélicas ocultan la verdad en su diakonía y ministerio. Les hacen creer a la feligresía muchas cosas sin sentido: como apariciones de demonios, la existencia de Satanás, un enfoque creacionista cientificista y muchas otras mentiras más. Mucha gente no se da cuenta que yendo a determinadas iglesias sus mentes resultan «sedadas», sin ser afirmadas su libertad de conciencia, ni mucho menos el tener un pensamiento crítico y contestatario sobre la realidad.
  5. Las y los más pobres de los pobres: continuamos como iglesias asumiendo una teología de la culpa. El ejemplo más cercano es el de Haití. Hay mucha gente que cree y sigue pensando que la pobreza  en el vecino pueblo es causada por el vudú. Sin reparar que precisamente esa expresión religiosa es parte valiosa de su idiosincracia.
  6. La ciencia: también muchas de las iglesias evangélicas se han unido a una cruzada sin sentido en contra de la ciencia y los nuevos descubrimientos que ayudan a tener una mejor vida. Ante cualquier nuevo hallazgo, descubrimiento o razonamiento de algún científico/a, ahí salen las iglesias denigrándolo e instruyendo desde los púlpitos a desechar todo lo que tenga que ver con ciencia. Hace falta una diálogo pastoral y cercano de las iglesias con las ciencias.
  7. La falta de ecumenismo y rechazo al diálogo interreligioso: cuando se habla de estos dos términos muchos/as cierran las ventanas. La realidad es que este mundo que conocemos es pluralista. Es menester entender que el cristianismo no es la única verdad. Es necesario comprender que las demás expresiones religiosas son tan verdaderas como el cristianismo. Para llegar a Dios y concebirlo hay tantos caminos como cabezas en el mundo. Esta es nuestra realidad y la Iglesia cristiana debe entenderla así.

Video for TransFORM Conference

This is the video I recorded for the TransFORM Conference which was held this past weekend in Washington, D. C. It couldn’t be showed due to audio problems of origin in this video:

Now this is the text of the video:

Hello, this Natanael Disla, from Santo Domingo, Dominican Republic.

For a long time, churches in Latin America and Caribbean have been isolated from culture, isolated themselves from their context, but in recent years many people have been thinking about how to be church in these new contexts, how to (do) mission have been reshaping, how to think theologically, and to dialog with our immediate context. Many churches and communities have been formed in countries like Venezuela, Chile, Dominican Republic, and others, that recapture the many of the lost traditions of the church; recapture the meditation, the lectio divina, and also took the social justice, by being at side (with) people that suffer oppression, hunger, poverty and any discrimination.

We have two tasks in this postcolonial context in the region: the first one is to recapture our identity; and the second task, is () how to be in conversation, in dialog and in action, with people that suffer oppression, and how to be engaged and embodied the culture. There’s another challenge: the quality of theological education and ministry education. For many years, we have been suffer(ing) from a fundamentalis(t) approach in theology and in doing mission, and many people have been rethinking, have been asking questions, we are beginning to not be afraid to ask questions, not be afraid to reshaping our way of thinking in doing mission, in being church. There’s a tension at times when some people (are) at stake to change or not, to accomplish, to (take) part (in) some changes, but… This is a challenge in our region: the interreligious dialogue. There’s the reality that there are many religious expressions in our context, that church has been (afraid) to dialog with, afraid to being embody with, been affected by these expressions.

There are many challenges, there are many tasks to do, but one thing is sure: that there is hope, we have hope… For a long time, we haven’t seen with the eyes of the other, that in some time, we can see and look directly to the eyes of the oppression, poverty and being affected by the other, and change our way of doing mission, church and theology.

Thanks…