Preguntas a las instituciones representativas de la comunidad evangélica dominicana

La comunidad evangélica no sólo debe alzar su voz para hablar de los temas de su particular interés y para decir que se siente marginada. La comunidad evangélica debe hacerse oír con relación a los grandes problemas nacionales y levantar su voz para dar a conocer su punto de vista con relación a las posibles soluciones de los problemas que nos aquejan como sociedad.

Yo me pregunto, ¿cuál ha sido la actitud de las tradicionales organizaciones representativas de la comunidad evangélica frente a los intentos de establecer una cementera en los Haitises? ¿Cuál ha sido la actitud de dichas instituciones frente a los intentos de la Asamblea Nacional Revisora de lesionar derechos que la población dominicana tenía garantizados? ¿Cuál fue la reacción de estas mismas instituciones cuando en diciembre del año pasado (2008) renunciaron prácticamente todos los miembros de la comisión de indultos, y el representante de la comunidad evangélica (y considerado el enlace entre el gobierno y la comunidad evangélica), no renunció, ni dijo esta boca es mía? ¿Cuál ha sido la actitud de las instituciones representativas de la comunidad evangélica frente a los intentos de coartar la libertad de expresión y difusión del pensamiento? ¿Cuál ha sido la actitud de estas instituciones frente a los grandes temas y problemas nacionales?

En cambio, ¿Cuál ha sido la actitud de las instituciones evangélicas representativas frente al concordato, con relación a la ley del día nacional de la Biblia, con relación a la ley de la enseñanza de la Biblia en las escuelas, con relación al proyecto de las asociaciones religiosas, con relación a tratar de recibir del estado y gobierno dominicanos un trato semejante al que recibe por el concordato la Iglesia Católica?

Héctor Benjamín Olea Cordero, vía Facebook.

Anuncios

Ardiendo el fuego de Pentecostés

  • Hasta la basura ya se vende.
  • Pobreza, desarrollo y espiritualidad en experiencias religiosas pentecostales, por Rita Ceballos [.pdf].
  • Biblia, teología de la liberación y filosofía procesual. El Dios liberador en la Biblia, nuevo libro de Jorge Pixley publicado por Abya Yala. RELaT ha publicado íntegro el tercer capítulo.
  • Cementera no rima con Parque Nacional. Unos jóvenes se dirigirán a acampar en protesta al mismo Parque Nacional Los Haitises, en cuyos alrededores se pretende construir una fábrica de cemento.
  • Textos sobre la resurrección en el Primer Testamento.
  • El siglo de los derechos de la Madre Tierra

    «La Pachamama es nuestra», Anna Soldevilla

    «La Pachamama es nuestra», Anna Soldevilla


    Si el siglo XX es reconocido como el siglo de los derechos humanos, individuales, sociales, económicos, políticos y culturales, el siglo XXI será reconocido como el siglo de los derechos de la Madre Tierra, de los animales, de las plantas, de todas las criaturas vivas y de todos los seres, cuyos derechos también deben ser respetados y protegidos.

    Evo Morales, presidente de Bolivia. Discurso ante la Organización de las Naciones Unidas, 22 de abril de 2009.


    Seguir leyendo El siglo de los derechos de la Madre Tierra en Atrio
    .

    Salvemos a Los Haitises de la construcción de una cementera en sus alrededores

    ⓒ atsche99

    ⓒ atsche99

    Una Cementera no es un relajo. No es una bodega campesina, ni una mina de arena de construcción. Una cementera es una de las plantas de la minería más contaminantes e impactantes sobre el entorno. Los Haitises y su zona de amortiguamiento no son un lugar para ella, no lo soportarían la caoba, ni el mangle rojo, pero mucho menos los guaraguaos, las jutías, las garzas reales o los reycongos.

    Seguir leyendo No todos los cuartos se cogen en el sitio web de La Multitud.

    «En Nicaragua un empresario envenena el agua e Italia lo premia»

    Mientras estuve en Nicaragua en octubre pasado, el biólogo Gustavo Adolfo Ruiz disertó en una conmovedora conferencia sobre el nefasto efecto que los agrotóxicos han tenido en las vidas de miles de campesinas y campesinos nicaragüenses. Hace un rato me he encontrado con este triste testimonio:

    Abriéndose camino entre las sillas avanza Juan. Lleva puesto un sombrero de vaquero y se sacude aquella resistencia transparente que lo llevaría a quedarse en un rincón. ‘Les agradezco de corazón por estar aquí, de haber venido a visitarnos’. Juan tiene 50 años, 26 de ellos trabajando en el Ingenio San Antonio. Todos los trabajadores están convencidos de que el uso masivo de agrotóxicos en los cañaverales, también para producir el ron Flor de Caña, está sembrando la muerte entre ellos. ‘Trabajábamos entre ocho y 16 horas diarias. Así es la vida. Te impone estas reglas para sobrevivir. Ahora, en Chichigalpa, por culpa de los europeos, en una semana pueden morir de seis a siete personas. En los últimos días hemos enterrado a 30 compañeros. Esta enfermedad es peor que el cáncer.

    Seguir leyendo Nicaragua – El Cónsul de los agrotóxicos, por Giorgio Trucchi.

    Ciencia y religión hermanadas

    De la columna semanal de Leonardo Boff:

    Ciencia y religión deben cambiar. La ciencia, hasta hoy, no ha respetado la alteridad de los seres. Se colocó encima, dominándolos. La religión todavía no se ha librado de su fundamentalismo en la lectura de los textos sagrados. Manteniendo su fe puede reconocer la evolución de las especies. Ella aporta la reverencia ante la grandeur del universo y el respeto ante todas las formas de vida. Esta actitud convierte el poder en protección y cuidado. Y esta alianza sagrada podrá salvar la vida amenazada.

    Continuar leyendo “Ateos llaman a la puerta de las religiones”

    Repensando la ecología

    La ecología ya no es sólo una ciencia, reservada a especialistas en la materia, sino una visión del mundo, una cultura que comienza a generar nuevas jerarquías de valores, distintas costumbres más apegadas al respeto de la naturaleza.

    José Francisco Gómez. “De la ecología a la ecofilia. Apuntes para una ecología liberadora”, en Pasos 30 (julio-agosto 1990). p. 8., citado por Roy H. May en Ética y medio ambiente: hacia una vida sostenible. San José: DEI, 2004. p. 42.

    ———

    Como cristianos urge que repensemos la ecología y cómo el mundo todo se va destruyendo frente a nosotros por culpa nuestra. La Iglesia debe entender que es parte de su rol ayudar a que la tierra sea un lugar habitable. Año tras año cientos de especies dicen adiós y no las volvemos a ver.

    Urge educar a nuestros campesinos y campesinas, en pos de que desarrollen sabiamente una cultura de empatía con la tierra, a fines de que sus vidas sean embuídas de una ética liberadora que los ayude a salir de la indigencia. Hay que redefinir el valor de la comunalidad y del respeto mutuo.

    El Imperio… Urge ardir nuestros dardos contra los sistemas opresivos que tienden a dar preferencia a los monocultivos, a la depredación incesante de los recursos naturales en pos de satisfacer los más exquisitos gustos del turismo de lujo.

    Nuestras pastorales deben incluir este urgente tema. La tierra nos necesita y aguarda nuestra manifestación como agentes reconciliatorios de los preciosos recursos naturales que se están perdiendo y de la humanidad en proceso de desolación total.