Códigos de modestia en el pentecostalismo y el mormonismo | Amanda Pumphrey

Imagen«Te ves como una lesbiana». «¿Por qué quieres parecerte a un hombre?» «¡Hey,muchachito!» Esas fueron solo algunas de las palabras que recibí de amigos y familiares cuando decidí cortarme el pelo. Las connotaciones de género que vienen con la forma en que una decide llevar el pelo son un significante general de la obsesión de la cultura dominante con apariencias normativas. Muchas instituciones y congregaciones religiosas continúan manteniendo percepciones normativas sobre la apariencia y la vestimenta. Al crecer en una ciudad conservadora en las zonas rurales de Georgia del Sur y haber sido criada dentro de una tradición pentecostal, mi vida ha estado llena de muchos desafíos en cuanto al género, la sexualidad, y la vestimenta.

En un post anterior en el blog Feminism and Religion [Religión y Feminismo], describí mis experiencias con mi iglesia y mi comunidad con respecto a la sexualidad en “Sexual Ethics and Southern Belles” [«Ética sexual y las chicas del Sur»: http://feminismandreligion.com/2011/10/15/sexual-ethics-and-southern-belles-by-amanda-pumphrey/]. En este post quiero explorar más a fondo esos pensamientos para discutir los códigos de la modestia en mi propia denominación pentecostal, la Iglesia de Dios, y dentro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días [Mormones/as, SUD]. Tanto el mormonismo como la Iglesia de Dios promueven códigos de modestia que son en última instancia perjudicial para las niñas y las mujeres.

La Iglesia de Dios ve la modestia como un compromiso práctico con la fe de una. La modestia no sólo se refiere a la ropa, sino también a la apariencia personal, la forma de hablar y la conducta. Al crecer, mi apariencia personal estaba constantemente bajo escrutinio. Recuerdo que era castigada por algo tan simple como ponerme esmalte de color rosa en las uñas. A la vez que mi padre y mi madre me permitían elegir la ropa a mi gusto, siempre y cuando no fuera «demasiado provocativa», mi abuela nunca ha usado pantalones. En mi experiencia, creo que hay diferencias generacionales con respecto a lo que se considera vestimenta adecuada y la apariencia, sin embargo, existe la suposición general de que la modestia es necesaria por razones específicas.

En el mormonismo, Dios tiene un cuerpo físico, por lo tanto, nuestros cuerpos humanos se consideran sagrados y divinos. Al igual que mi denominación, en el contexto Mormón la modestia también es vista como la manifestación externa de la castidad. La modestia en el contexto Mormón se entremezcla con los roles de género, sexualidad, matrimonio y eternidad. [La especialista en Mormonismo Rosemary] Avance explica que «la creación del cuerpo ideal maternal/conyugal —un cuerpo cubierto y desexualizado— a través de la modestia, busca crear el tipo/rol ideal de las mujeres. Los varones jóvenes son instruidos para evitar casarse con mujeres que no representen ese ideal maternal».

Se espera que las mujeres se presenten como seres puras y desexualizadas, con el fin de incorporar esta percepción de lo que es la mujer ideal: una madre piadosa.

Aunque tanto la Iglesia de Dios como la Iglesia SUD no sostienen de forma explícita que los códigos de modestia son solo para las mujeres, es obvio que están dirigidos a las mujeres. Las enseñanzas de la Iglesia de Dios en cuanto a la modestia explican cómo una no debe preocuparse por una apariencia materialista expresada en llevar puestas joyas, cosméticos y ropa costosa. Hay que centrarse en tener «una conducta casta y un espíritu afable y apacible».

Creo que es bastante obvio que todo esto está dirigido a las mujeres desde el enfoque de lo que se considera normativo en cuanto a las prendas de vestir de las mujeres y su actitud. ¿Cuáles son esas enseñanzas en realidad?

En mi opinión, estos tipos de códigos de castidad y modestia son dirigidos a las mujeres como medio de control patriarcal sobre sus cuerpos y sus sexualidades. Este tipo de enseñanzas refuerzan los roles de género, el dominio patriarcal sobre las mujeres y, a su vez, crean una visión negativa de los cuerpos de las mujeres y la sexualidad. Desde mi propia experiencia personal, he luchado con estos conceptos desde muy joven y me considero estar lista para aprender de mujeres y varones dentro de sus respectivas tradiciones que siguen deconstruyendo las enseñanzas que dan lugar a la subordinación de las mujeres.

Sin embargo, ¿tienen los códigos de modestia un potencial positivo que podría ser recuperado por las tradiciones que toman las virtudes de la castidad y la pureza en serio? Creo que un diálogo constructivo acerca de la modestia, sin el marco negativo en cuanto a género y sexualidad sería más útil. Una cosa es tener un atuendo religioso que la representa a una como practicante fiel de esa tradición, y otra seguir rígidos códigos de modestia que crean actitudes divisionistas torno a la sexualidad y el género. Al permitir a las y los jóvenes explorar abiertamente qué es lo que les resulta significativo acerca de la modestia desde un punto de vista religioso podría ser un buen punto para empezar.

Amanda Pumphrey es una estudiante de primer año en el Doctorado en Estudios de Mujeres en la Religión de la Claremont Graduate University . Recibió su Maestría en Religión en la Claremont School of Theology y su Licenciatura en Estudios Religiosos en la Universidad Estatal de Valdosta en Valdosta, Georgia, Estados Unidos. Amanda disfruta estudiar ética sexual cristiana y las teologías feministas y queer.

Traducción libre por Natanael Disla, de http://feminismandreligion.com/2012/03/17/modesty-codes-in-pentecostalism-and-mormonism-by-amanda-pumphrey/

3 pensamientos en “Códigos de modestia en el pentecostalismo y el mormonismo | Amanda Pumphrey

  1. Totalmente de acuerdo con ella, respecto a las normas y reglas impuestas solo a las mujeres en cuanto a vestimenta y apariencia en la iglesia. Lo mas grave en mi es que esto provoca perdida de identidad e individualidad, asi como division entre los que se someten a la imposicion y los que la rechazan. Aun cuesta trabajo comprender que lo mas importante es el corazon del ser humano, y que no importa la ropa o la imagen, todo depende de la iintencion del corazon, si este tiene el deseo de amar y servir a Dios no importara lo que traiga puesto, de igual forma si decide no hacerlo. Y esa decision es libre de cada ser humano desde su creacion,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s