Meditación de Miércoles de Ceniza | Rev. Amós López Rubio

"Cesto de pan" (1639), Francisco de Zurbarán

La ceniza nos recuerda la fragilidad y la fugacidad de la condición humana. En el libro del Génesis se nos dice: “Porque del polvo hemos sido hechos y al polvo hemos de volver”. El primer mensaje de las cenizas es un llamado a la humildad. Humildad viene de “humus”, tierra. Ser humilde es reconocer nuestra pequeñez delante de la grandeza de la creación de Dios. Sin embargo, nuestro orgullo, nuestros sueños de grandeza nos han llevado a sentirnos dueños y señores del mundo, a tal punto que olvidamos que al hacer daño a la tierra nos hacemos daño a nosotros mismos.

La humildad es una de las virtudes que Dios exige al ser humano, el profeta Miqueas nos recuerda que las ofrendas que Dios prefiere son la misericordia, la justicia y la humildad. Esta especie de trinidad de las virtudes es también la trinidad de las acciones que nos pueden llevar a nuestra salvación y a la salvación de nuestro mundo. Sin humildad no podemos ver el tronco que está en nuestros ojos, ni podemos decirle al hermano que tiene una astilla en los suyos. La humildad es el camino para poder vernos tal y como somos, es una puerta abierta para reconocer nuestros errores y comenzar de nuevo.

La ceniza nos recuerda la necesidad del arrepentimiento. El profeta Daniel está en Babilonia, está lejos de su tierra. Como buen judío, oraba al Señor tres veces al día. En cierta ocasión, cuando leía al profeta Jeremías y recordaba como la desobediencia de su pueblo Israel había causado una catástrofe en la vida de la nación, dispersando a los judíos por todo el mundo y trayendo la ruina sobre Jerusalén, Daniel sintió una gran carga por el pasado, el presente y el futuro de su pueblo, y realizó ayuno, vistiéndose con ropas ásperas y sentándose sobre la ceniza. Y oró a Dios diciendo: “Señor, hemos pecado y cometido maldad, hemos hecho lo malo, hemos vivido sin tomarte en cuenta, hemos abandonado tus mandamientos, no hicimos caso a tus siervos los profetas y nos sentimos avergonzados; pero de ti, Dios nuestro, es propio el ser compasivo y perdonar. Atiende, Dios mío, y escucha; mira nuestra ruina y la de la ciudad donde se invoca tu nombre. No te hacemos nuestras súplicas confiados en la rectitud de nuestra vida, sino en tu gran compasión”.

En este tiempo de Cuaresma que hoy comienza somos llamados a intensificar nuestra oración intercesora, una oración que refleje, con toda sinceridad, no solo nuestras preocupaciones individuales, sino nuestra preocupación por la vida de nuestra familia, de nuestra iglesia, de nuestra nación y de nuestro mundo. Interceder es comprometerse, es disponerse a ser parte de lo que queremos que suceda. Para eso es necesario arrepentirnos de nuestros pecados y pedirle a Dios que, en su misericordia, nos muestre el camino.

Finalmente, la ceniza es también, contradictoriamente, señal de esperanza. La ceniza es el residuo de donde hubo un fuego. Son los restos de algo que fue, son la memoria de lo que existió. ¿Cuántas ciudades y civilizaciones antiguas han sido redescubiertas a partir de unas pocas ruinas? ¿Cuántas iglesias han experimentado grandes momentos de renovación a partir de la recuperación de sus raíces y su memoria histórica? ¿En cuántos pueblos hoy de América Latina y del Medio Oriente, resurgen, como el ave Fénix de sus propias cenizas, los anhelos de libertad y de justicia?

Si las cenizas nos recuerdan que fuimos tomados del polvo de la tierra y afirman la humildad como un valor para la vida; si nos recuerdan la necesidad del arrepentimiento y la conversión para reconstruir nuestras vidas, entonces las cenizas son también un signo de esperanza. No hay posibilidad de futuro sin aprender las lecciones del pasado. Este tiempo de Cuaresma comienza con las cenizas, y esa pequeña señal de esperanza va creciendo hasta convertirse en el fuego nuevo de la resurrección, en el nuevo sol que anuncia la victoria de la vida sobre la muerte.

El Rev. Amós López Rubio es un pastor y liturgista bautista cubano. Pastor de la Iglesia Bautista Ebenezer (Marianao).

Fuentes: Texto: Red de Liturgia del CLAI. Imagen: Jean and Alexander Heard Divinity Library: http://diglib.library.vanderbilt.edu/act-imagelink.pl?RC=47448.

Un pensamiento en “Meditación de Miércoles de Ceniza | Rev. Amós López Rubio

  1. mE GUSTA ESTA TEMATICA. sOY pASTOR nICARAGUENSE CON lICENCIATURA EN tEOLOGIA, pOTSGRADO EN tEOLOGIA Y GENERO pOTSGRADO EN pASTORAL Y ESTUDIOS EN EL dei. aBANA cUNA SOY nICARAGUENSE Y TRABAJO EN CONSULTORIA INDEPENDIENTE.
    qUIERO MAS INFORMACION SOBRE tEOLOGIA Y gENERO. gENERO Y pASTORAL
    mUCHAS GRACIAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s