El modelo hegemónico de feminidad

untitled

En un diálogo con una amiga:

—Natanael: ¿Y los niños, cómo están?

—Amiga: Bien, ahí revoltoso’ como siempre… Ahí, que siempre se pelean y eso. [La niña] —mayor que el niño— siempre vive diciéndome «mami, ¡mira a [el niño] que se cogió de vuelta los Tazos® que le gané! ¡Dile que me lo’ dé!»

—Natanael: Jajaja, siempre de revoltoso [el niño]. ¿Qué sabiondo, no?

—Amiga: Tú no sabe’ ná’, americano. Ese sabe má’… [La niña] yo no sé lo que le pasa. Yo creo que esa va a ser una María Machito… porque ni le gusta peinarse, tú… Tú ves a las otras niñas que siempre andan en esa onda de arreglarse y ponerse bonitas, pero esta ni le gusta arreglarse.

—Natanael: Oye, pero entiende eso, mana… Descubre lo que te dice eso; mira, yo tengo una amiga que es en esa onda, que no le gusta peinarse ni arreglarse. Pasan seis meses y no se peina, con un afro de su madre, bien así funkie. Ella va al salón, sí para cuidárselo, pero eso es esporádicamente, y ni siquiera se peina. Y es que ella es bailarina y actriz de teatro. Así que mira a ver, cuando viene a ver [la niña] le gusta eso. Descubre lo que tiene escondido por ahí y no la etiquetes. Déjate de vaina’.

—Amiga: Diablo, sí. Y mira que si fuera por mí yo me dejara tremendo afro, pero es que tú sabe’ que en este país la gente no entiende eso, y más que yo trabajo en onda de servicio al cliente y vaina. Mira que cuando me puse el arete en la nariz, mi abuela me regañó por esa vaina. Vivía sonsacándome y quitándome la paciencia. Diablo, ¡cuánta lucha yo cogí por esa vaina!

—Natanael: ¿Tú viste el documental ese que debe andar rodando por YouTube, disque Moño bueno, moño malo?

—Amiga: Ah, sí…

—Natanael: Uno ahí en versión dominican york de los salones de belleza de las mujeres dominicanas que allá en Nueva York tienen mucha fama y vaina.

—Amiga: Ah, sí, sí, yo creo que he leído de eso.

—Natanael: Sí, es que muchas mujeres dominicanas viven preocupadas por eso de desrizarse y vaina, en esa onda de no tener «moño malo».

—————

¿Existe un modelo hegemónico de feminidad? ¿Es posible repensar también las feminidades?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s