Jesús de Nazaret… ¡ese gran desconocido!

Vía Gerardo Hands, Facebook:

Muy nombrado entre la gente, alabado por las multitudes…

¡Pero sigue siendo un gran desconocido!

Jesús de Nazaret

Jesús de Nazaret…
Ese gran desconocido…

Al venir en medio de los seres humanos, no trató «de probar» la existencia de Dios. Trajo a Dios. Y es así como pueden encontrar a Dios, al escuchar, recibir su mensaje y conocerle…

No pronunció discursos acerca de la dignidad del trabajo. Trabajó como carpintero, y tenía las manos encallecidas y fuertes por la tarea de hacer yugos y arados, lo cual hace, que para siempre, el trabajo manual sea honorable.

No nos dejó una utopía o un proyecto lejano e irrealizable. Presentándose a los religiosos de su época, advirtió: «El reino de Dios ya está entre ustedes»… la acción renovadora de Dios por Jesucristo, está a nuestro alcance, para realizarse en nosotros/as, aquí y ahora.

Mientras el ser humano busca el poder, «la gloria», para mandar y dirigir, caso que se veía también entre sus seguidores, les dice: «entre ustedes no será así, el que quiera ser grande, hágase servidor de todos». Y Jesús «deja la gloria», opta por ir a Jerusalén, tomar la cruz, y dar su vida en rescate de muchos…

En una ocasión exclamó: «Amen a sus enemigos», y tres años después, objeto de la traición, la crueldad y la barbarie, ejerció desde la cruz la violencia de ese amor, dejando para la historia una singular lección: «Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen».

Muchos maestros y filósofos han tratado de diagnosticar la alienación del ser humano. Muchos humanistas de hoy dicen: «no hay camino». Jesucristo afirma: «Yo soy el camino», por el cual el ser humano se encuentra con Dios, consigo mismo, y con su prójimo.

«Puso sus mano sobre personas sencillas… niños, leprosos, mujeres, extranjeros,»… siendo acusado muchas veces por aquellos que usaban la religión para excluir y segregar a las personas, como «aquel que recibe, come y bebe con pecadores». Nos enseñó así a ser solidarios con todas las personas excluidas por motivos de raza, sexo, condición social… y a ser «voz de los que no tienen voz». Nos enseñó a ser solidarios y acompañar a los extranjeros, las mujeres, los maltratados, los refugiados, los desplazados, todos los que sufren las injusticias de un comercio injusto, las personas que viven con VIH-SIDA,… «Bienaventurado aquel que no halle en mí escándalo».

No enseñó a la manera escolar, la necesidad y el valor de la humildad. «Se levantó pues de la cena y, quitándose el manto, tomó una toalla y se la ató a la cintura. Luego puso agua en un lavamanos… y comenzó a lavar los pies de sus discípulos».

Lejos de usar la religión para apartarse y recluirse del mundo y de las personas, se identificó con ellas compartiendo muchas veces en la comida, y nos dejó la «eucaristía», que lejos de ser algo mágico, individualista y no comprometido, deja la enseñanza de que cada vez que partimos el pan en su nombre y bebemos su copa, «nos hacemos uno con él en su cuerpo y en su sangre», «anunciando su muerte, proclamando su resurrección y declarando su regreso», siendo así también nosotros «pan partido y compartido» para un mundo necesitado de amor, anunciando así que «su Reino está en medio de nosotros/as».

No hizo disertaciones sobre la inmortalidad del espíritu humano, sus palabras de esperanza y victoria sobre la muerte, se hallan respaldadas por la tumba vacía…

No deja solos a sus discípulos. Prometió su auxilio y compañía para realizar esta misión de anunciar su Reino, cuando les dijo: «Nunca te dejaré ni te desampararé». «Yo estoy con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo».

Hoy, sigue siendo visto como una amenaza para el statu quo religioso, escándalo para los que detentan el poder, esperanza y valor para quienes reconocen su necesidad espiritual… Explicó poco, escribió menos … ¡pero todo lo transformó!

«Si hoy escuchas su voz, no endurezcas tu corazón»… ¡Sigue sus pisadas!

Adaptado. Gerardo A Hands 2006. 3ª Revisión 2009.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s