Prácticas antiguas | 01 | La fe como un sistema de creencias y como un estilo de vida

Gracias a un préstamo de Andrew Jones, estoy disfrutando de la lectura de Finding our way again: the return of the ancient practices, de Brian McLaren (Nashville: Thomas Nelson, 2008), que previamente había comentado.

El libro inicia mostrando la dulce tensión entre ortodoxia (sistema de creencias, «creer lo correcto») y ortopraxis (estilo de vida, «actuar correctamente»). En nuestro mundo religioso de hoy se ha enfatizado mucho sobre cómo creer correctamente, pero se ha descuidado el llevar a la práctica esas creencias: el actuar correctamente.

Señala McLaren que hemos perdido el rumbo y que estamos avocados ahora a redescubrir nuestra fe a través de las prácticas espirituales antiguas, alejándonos de tres extremos: secularismo científico, «fundamentalismo candente y agresivo» y «espiritualidad cálida pero demasiado emocional» (p. 5).

Secularismo científico

El mismo fundamentalismo religioso ha llevado a que lo científico sea duramente criticado. Todo descubrimiento científico que «atenta contra las bases de la fe» es llevado a la arena pública y desnudado contra «lo que dice la Biblia». Esto ha llevado a una separación tal entre fe y ciencia, que en muchos casos no se vislumbran inciativas de conciliación al respecto.

Como respuesta, algunos científicos e intelectuales han llegado al extremo de desproveer la fe como creencia complementada con la ciencia incluso llegando a negar que fe y ciencia son inseparables.

Pero por otro lado, la lectura literalista de la Biblia endosada por mucho del fundamentalismo religioso, ha llevado a denigrar, criticar y desprestigiar toda investigación que esté en contraposición a esa lectura, desprovista ella de criticidad, rigurosidad académica e interpretación desapasionada.

«Fundamentalismo candente y agresivo»

Este es otro punto del que debemos alejarnos si pretendemos vivir una fe viva y fresca, desprovista de todo dolor punzante causado por la auto-violación de las identidades. Contra todo lo que se presenta que el fundamentalismo cree que atenta contra el orden establecido, expele como ardid una serie de críticas e iniciativas difamatorias en contra de aquello que juzgan correcto, creyendo que su verdad es la únicamente aceptable.

«Espiritualidad cálida pero demasiado emocional»

Señala McLaren que el movimiento new age en muchos casos encierra el concepto de espiritualidad como algo vago, indefinido, consumista y muy emocional (p. 5).

Por otro lado, en muchas de nuestras iglesias y comunidades de fe la liturgia está muy idealizada, extremadamente verticalizada y desprovista totalmente de sentido comunitario. Tal como lo he expresado antes,  es menester reformular nuestra espiritualidad y liturgia en pos de una iglesia viva y comprometida con la acción social.

Volviendo a las prácticas antiguas290784249_9dbbf360a3_o

La oración, el Sabbat, el  ayuno, la Comunión, la peregrinación, el año litúrgico y diezmar, son algunas de las disciplinas espirituales que, o han perdido su significado a través de los tiempos o ya han caído en desuso.

Las prácticas espirituales se refieren a la vida, entrenarnos a nosotras y nosotros mismos para que lleguemos a ser esos tipos de personas que tienen ojos y pueden ver, y que tienen oídos y pueden entender, y para que experimentemos… no solamente la sobrevivencia sino también la Vida [p. 17].

Las prácticas espirituales nos llevan a un estilo de vida más intencional, atento y perceptivo tanto de nuestras propias vidas como del mundo que nos rodea. Nos ayudan a escuchar la voz de Dios en la naturaleza, el silencio, en el ruido de la calle y la urbanidad.

Ya lo decían los monjes benedictinos: Ora et labora («ora y trabaja»). Es cuestión de introspección, descubrir nuestro yo, conocernos a nosotras y nosotros mismos; y también accionar, llevar a cabo lo que vamos descubriendo en nuestras relaciones con los demás, con Dios y con el cosmos.



Leer la segunda parte de esta reseña, Prácticas antiguas | 02 | De lo contemplativo y lo comunal a lo misional.

Anuncios

Un pensamiento en “Prácticas antiguas | 01 | La fe como un sistema de creencias y como un estilo de vida

  1. Pingback: Prácticas antiguas | 02 | De lo contemplativo y lo comunal a lo misional « Natanael Disla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s