La cruz y el último fin del mensaje del Segundo Testamento

Según el Cuarto Evangelio, la «gloria» divina es manifestada en la cruz de Cristo.  Esto supone un cuadro muy diferente de lo que significa el Dios «glorificarse a sí mismo»: Dios no se «exalta a sí mismo» -literalmente «hacerse a sí mismo mas grande», según la máxima Latina-; en lugar de ello se humilla y se hace a sí mismo más pequeño. La gloria de Dios camina por un sendero de humillación y de darse a sí mismo. La gloria de Dios, en otras palabras, no puede ser entendida como separada de la humanidad de Dios – la decisión eterna en la cual él se convierte en Dios-con-nosotros en Jesucristo.

Seguir leyendo God does not magnify himself: on Thomas Schreiner and Jonathan Edwards -Dios no se exalta a sí mismo: sobre Thomas Schreiner y Jonathan Edwards- (inglés), por Ben Myers.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s