Repensando la ecología

La ecología ya no es sólo una ciencia, reservada a especialistas en la materia, sino una visión del mundo, una cultura que comienza a generar nuevas jerarquías de valores, distintas costumbres más apegadas al respeto de la naturaleza.

José Francisco Gómez. “De la ecología a la ecofilia. Apuntes para una ecología liberadora”, en Pasos 30 (julio-agosto 1990). p. 8., citado por Roy H. May en Ética y medio ambiente: hacia una vida sostenible. San José: DEI, 2004. p. 42.

———

Como cristianos urge que repensemos la ecología y cómo el mundo todo se va destruyendo frente a nosotros por culpa nuestra. La Iglesia debe entender que es parte de su rol ayudar a que la tierra sea un lugar habitable. Año tras año cientos de especies dicen adiós y no las volvemos a ver.

Urge educar a nuestros campesinos y campesinas, en pos de que desarrollen sabiamente una cultura de empatía con la tierra, a fines de que sus vidas sean embuídas de una ética liberadora que los ayude a salir de la indigencia. Hay que redefinir el valor de la comunalidad y del respeto mutuo.

El Imperio… Urge ardir nuestros dardos contra los sistemas opresivos que tienden a dar preferencia a los monocultivos, a la depredación incesante de los recursos naturales en pos de satisfacer los más exquisitos gustos del turismo de lujo.

Nuestras pastorales deben incluir este urgente tema. La tierra nos necesita y aguarda nuestra manifestación como agentes reconciliatorios de los preciosos recursos naturales que se están perdiendo y de la humanidad en proceso de desolación total.

Anuncios

2 pensamientos en “Repensando la ecología

  1. Hola Natanael, totalmente de acuerdo contigo.
    La manifestación de los hijos de Dios es aguardada también por la creación, la pregunta es, por qué la iglesia, nosotros, siempre venimos desde atrás en la mayoría de los aspectos que tienen que ver con la sociedad y el mundo.
    Yo hice una breve reflexión en TSN sobre el tema hace meses. Falta profundizar en el.
    Un abrazo

  2. La respuesta es porque estamos enclaustrados en nuestra fe y no vemos la de otros. Hemos cercado una barrera que nos mantiene lejos. Es tiempo de romper esa barrera y unirnos todos a trabajar por esta tierra ya cansada.

    Un abrazo también a ti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s