¿Y dónde dejamos la voz de la gente en los cambios en América Latina?

Leyendo una entrevista en ADITAL a Emir Sader, politólogo brasileño y y Director Ejecutivo del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO), me doy cuenta que el factor ‘masa’ (hoi polloi) es dejado de lado en las iniciativas de cambio, segón lo que expresa.

Ante la pregunta ¿qué les está faltando a los países de la región para integrarse y avanzar más aceleradamente en un proceso de transformación?, Sader responde:

Un proyecto estratégico de futuro, una comprensión más clara de lo que es América Latina ahora, de la naturaleza de sus regímenes económico sociales en función del rol del Estado. Y pensar en qué futuro tienen más allá del neoliberalismo.

Cabe preguntarse aquí: ¿y dónde dejamos la voz de la gente en los cambios en América Latina? No es asunto sólo de una mera comprensión, sino de un empoderamiento efectivo de las masas. Hasta que estas no entiendan que el cambio empieza desde una reformulación moral privada, pasando por una relacional hasta llegar a la pública, ese cambio no ocurrirá y se quedará al nivel académico y elitista solamente.

En la misma entrevista Sader lo denota:

En Bolivia, se dio a través de un grupo pequeño de intelectuales, llamado La Comuna (del que surge el actual vicepresidente, Alvaro García Linera). Un núcleo de académicos se articularon fuera de la Universidad y ayudaron al movimiento indígena a repensar su identidad, su trayectoria. A hacer una autocrítica de la izquierda boliviana, de su pasado. En Ecuador también hay sectores intelectuales que están articulados entre sí y con el proceso político. En Venezuela, en cambio, se da un proceso de cambio con una ausencia enorme de una intelectualidad que ayude a pensar ese proceso. Y eso es grave.

¿’Una intelectualidad que ayude a pensar ese proceso’? Creo que Sader aquí desenfoca el verdadero proceso de cambio. ¿Será que las masas no ‘piensan’ lo suficiente? ¿O es que el pensamiento crítico está reservado sólo para los intelectuales?

¿No será mejor y más atinado decir que ha faltado una voluntad universal de todos por cohesionar voluntades? Dividir intelectualidad y masificación ha sido un pecado capital que hemos venido repitiendo vez tras vez en América Latina.

Anuncios

2 pensamientos en “¿Y dónde dejamos la voz de la gente en los cambios en América Latina?

  1. Multitud de acuerdo a Hart y Negri es la metafora mas apropiada para los colectivos y grupos de afinidad que trabajan por/para la transformacion.

    La mass tiende a entenderse como un grupo uniforme, mientras que el concepto multitud abraza el concepto de diversidad. Es en esa multitud que los intelectuales academicos, los intelectuales organicos y los diferentes groups de la sociedad civil se complementan y unen fuerzas en el proceso de la transformacion.

    El problema en el pasado con los grupos intelectuales es que ellos han estado al margen de la necesidad de cambio. Pero, si tomamos por ejemplo Argentina entre 200-2003 casi toda la sociedad se vio afectada por la debacle economica, lo que forzo la creacion de collectivos y agrupaciones en las que intelectuales y grupos de base.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s