Trascendiendo un sistema corrupto

Leo a Brian McLaren como música a mis oídos, como témpanos de hielo que retumban en los oídos anunciando que ya es tiempo de recoger el agua acumulada y darla a beber. Sus penetrantes declaraciones parecieran utópicas, pero no imposibles. Me avergüenza pensar mientras leo, que nos es difícil sacudirnos de los cascarones que nos hemos impuesto a la fuerza. Esta bien puede ir a parar al escritorio de cualquier funcionario que se precie de moral, y que todavía estén esperando en el Congreso su Declaración Jurada de Bienes; o bien, ir a parar debajo de la puerta del suntuoso penthouse de cualquier juez de la Junta Central Electoral que se precie de honesto, y que aún quiera tener otro suntuoso penthouse a costa de sacrificar el estrecho presupuesto que el Gobierno le ha asignado a la institución donde presta servicios:

Si alguien le abofetea en la mejilla derecha como se lo haría alguien que detenta el poder (un soldado romano), por considerarle una persona inferior (un judío), usted podría devolverle la bofetada, pero eso le rebajaría al mismo nivel violento del opresor. También podría agacharse humillado e irse del lugar mientras pueda, pero eso significaría dejar que gane el opresor. El manifiesto del reino le invita a optar por una tercera alternativa: Ofrecer valientemente la otra mejilla. Piénselo; para golpearlo de inmediato en la mejilla izquierda, su opresor deberá tratarle no como una persona inferior sino, como un igual porque tendrá que usar su puño y no el dorso de su mano. Así usted demuestra que no es ni violento ni débil, sino valiente, noble y fuerte. Usted ha dejado expuesto a su opresor como la persona violenta que es, y de este modo ha trascendido la opresión sin recurrir a la violencia ni a la venganza. […] La manera de trascender un sistema corrupto es a través de la generosidad. Dando, no reteniendo.

Brian McLaren. El mensaje secreto de Jesús, p. 112.

Anuncios

Un pensamiento en “Trascendiendo un sistema corrupto

  1. Hola Natanael, Un cordial saludo,
    Que buen extracto, me ha gustado mucho y me ha dejado reflexionando.
    Que interesante enfoque, y desmitifica la falsa sumisión y el ‘agachismo’ que se supone el creyente debe tener.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s