Magnificat

Por Natanael Disla

Dios altísimo, que estás en los firmamentos celestes
En las honduras terrestres y en las profundidades del océano
Insondable
Grande es tu majestad inconmovible, inccognoscible

Misterio grande la encarnación
Tú mismo putrefacto, de facto maldito
Quebrantado en llanto inconcluso
Malogrado

In crescendo glorificado de la muerte
Tabernáculo colectivo del altar insurgente
Presente
Poderosa es la virtud que nos acerca

Gloriosa es la muerte henchida en tu mano
Malogrado el dolor asido de tu diestra
Palestra
Marcado de tu iris se levanta imponente
La niña que rodea tus ojos no mirados

Pater Noster elevado en potencia de none
Impar el pecado ya no más número primo
Exponenciada la vida dividida entre cero
Sincero
Sinceros nosotros ante tu mirada
Cautiva

Cautívanos con tu mirada sincera
Sin cera es la vela que encendemos en Tu nombre
Que nos queme los corazones sin nombre adherido
En una piedra pómez castiza y blanquecina

Soli Deo Gloria, Laudate Dominum!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s