La “máquina” omnipresente

La “máquina” penetra cada vez más en la esfera de lo público y de lo privado; nos movemos a través de ella, nos comunicamos a través de ella, obramos mediante ella.

Bruno Forte. 1983. Jesús de Nazaret, historia de Dios, Dios de la historia: ensayo de una cristología como historia. Madrid: Paulinas. p. 14.

El ser humano se ha hecho dependiente de las máquinas. Ha sacrificado su propia identidad para hacerlo más fácil, en busca del “bienestar” y la “recreación”. El “entusiasmo por el trabajo”, ha sido creado como resorte y boomerang para despedir la “máquina hombre” a una febril fabrilidad, producción sin descanso.

El “no estar disponible” ni ubicable, ya no es excusa. Es el aquí y ahora lo que importa. Nada se puede postergar, porque si se posterga, hay un monstruo llamado competencia que se traga todos los humos de los fuegos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s