Vivencias: la Teología cotidiana de Los Guaricanos

Esta es la primera de una serie de escritos más a lo personal de cosas que veo en la calle, zumban en mi mente e impactan mis sentimientos, en mi andar cotidiano:

Hoy fue un día de esos que marcan una diferencia significativa en cómo ves el mundo, una vez aprendes algo nuevo en el seminario.

En la mañana, la clase de Historia y Realidad Latinoamericana me hizo ver que las condiciones socioeconómicas que plagan a nuestra América Latina, influyen grandemente en cómo debemos contextualizar el Evangelio a través de su experiencia.

Con un sol que parecía abofetearnos los rostros, recibimos la clase de El Quehacer Teológico, en donde se me dio la tarea de dirigir a un grupo de discusión. Compartiendo con mis compañeros, me di cuenta que rápidamente me he acostumbrando a este nuevo seminario, absorbiendo los nuevos conocimientos adquiridos y complementándolos con los que ya poseía.

De regreso del seminario, me dirigí a casa de mis padres. En la guagua que abordé se escuchaba la estruendosa música de Omega & Su Mambo Violento, mientras pasaba por Los Guaricanos. Al divisar un “grupo de desocupados” departiendo una ronda de cervezas y discutiendo si las Águilas le harán el cero o no al Licey, recordé la misma “espinita” que le dio a Gilberto en el relato de El Quehacer Teológico. Me pregunté de qué forma puedo hilvanar los conocimientos que estoy obteniendo con la realidad de esta gente. Este pensamiento me absorbió todo el trayecto hasta llegar a casa de mis padres.

Una vez allí, uno de los invitados a la cena de la noche presentó un video que elaboró a partir de unas fotografías que tomó durante su visita a Juan Félix, Independencia, y Zumbador, Monseñor Nouel.

Los rostros de trabajo con arrugas, las manos laboriosas con tayotas y los pantalones con medias por afuera, me hicieron despertar y unir ese slide show con aquél que iba repitiendo en mi mente en el seminario: La música mía e’ pa’ lo’ tíguere’, la’ mujere’ de la calle, pa’ lo’ caserío’, lo’ jevito’, lo’ residenciale’.

En la foto: Pollero ‘deguañangando’ un pollo en una pollera en Los Guaricanos
Las líricas del último párrafo corresponden a “Ya Yo Mangué Tó’”, de Omega & Su Mambo Violento
Esta entrada fue escrita escuchando música de Oliver Mtukudzi, Cubismo, Ricardo Lemvo & Makina Loca y Africando

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s