No bailaréis: historia del miedo a bailar y su pecado (I)

Cuando tenía ocho años, me invitaron a la primera fiesta de cumpleaños a la que asistía teniendo plena conciencia de lo que hacía.

Recuerdo que mi mamá me dijo: “Natanael, no bailes con nadie, que eso es malo y a Dios no le gusta”. Dentro de mí, no me pregunté el porqué, simplemente obedecí, sabiendo que el mandato venía de mi madre, a quien ya empezaba a identificar como figura maternal debido al Complejo de Edipo que ya empezaba a experimentar.

Cuando llegué a la fiesta, bebí refresco, escuché la música y vi los payasos. Todo hasta ahora muy bonito y bien ubicado, hasta que llegó el momento cumbre de todos los cumpleaños: “Quien no baile no come bizcocho”, gritó la mamá de la festejada, una amiguita de ocho años, al igual que yo, que me empezaba a gustar.

Tan pronto escuché la menuda frase, por mi mente pasaron varios pensamientos. Mami me dijo que no baile con nadie, pero si no bailo con nadie, no comeré bizcocho. Eso sonaba a una treta del mismo diablo a ver si caía en la trampa, y luego de bailar con la chiquilla, el bizcocho que me comería sería de cianuro, no de bizcocho real y moriría y me iría para el infierno de Dante. Eso pensé.

Por otro lado, sino bailaba, podía llegar a casa con la conciencia tranquila y la frente seca por no sudar, y le diría a mami que aunque no me dieron bizcocho por no bailar, mantuve mi honor de no dejarme llevar por la tentación.

Pero no… nunca bailaba y siempre me daban bizcocho, porque sería inhumano privar de tan rico manjar a un niñito de ocho años que venía siempre a jugar a esta casa con mi niña.

Pero un día nos cogen de pendejos… veía como a mi amiguita la sacaban a bailar y por más que ella me lo pedía, yo no bailaba, porque no, decía yo, a Dios no le gusta, pero eso no es nada, se unía la mamá a la presión de grupo.

Por un lado me daban ganas de saber qué se sentía bailar y por otro, ya de verdad me amenazaban con no darme bizcocho. Por lo que sucumbí, y bailé. Pero me daba verguenza al poco rato y dejaba de hacerlo.

Pasó la época de los cumpleaños, crecía rápido y mis amiguitos me contaban que iban a las discotecas y que llevaban a sus amiguitas a bailar. A mí nunca se me explicó porqué los cristianos no deben bailar, sólo se me decía que a Él no le agrada, eso es malo.

Continúa en la próxima entrega…

Anuncios

7 pensamientos en “No bailaréis: historia del miedo a bailar y su pecado (I)

  1. Hola Natanael,

    Una alegría encontrar tu blog!!!
    Al igual que a tí me gusta mucho el rock y la música de casi todos los géneros.
    Ja! Me imagino que habría mucho tema para compartir entre nosotros. Me alegro y me identifico con tus ‘transgresiones’. Siento también tristeza por esa cantidad impresionante de jóvenes latinoamericanos presos del legalismo medieval.

    Un abrazo, te sigo leyendo

  2. Bueno, en primer lugar quería felicitarte por tu weblog. Ofrece unos contenidos muy interesantes y se ha convertido recientemente en una de mis lecturas favoritas.
    Pero no sólo te molesto para eso. También te invito a participar en Blog Hispano, una Comunidad de Weblogs en Castellano, donde, a cambio de un enlace, recibirás varios enlaces, apoyo y soporte y la posibilidad de ganar dinero, enlaces de alto PR y otros premios en los concursos allí organizados. Saludos.

  3. Muy bueno!. Soy un desastre para bailar. No sólo por una cuestión “espiritual”, sino por una falla cultural más primaria, que efectivamente luego reforzó el laglismo de la congregación, en su momento. “No bailareis” es un inciso de un precepto mayor, un códice de muerte llamado “En el Nombre de Dios Evitarás la Felicidad Propia y la de tu Prójimo”.

  4. Perdon, a que se refiere la proxima entrega de la historia, me es muy interesante, bueno les escribi mi direccion, para saber la continuación del mismo. gracias.

  5. Esperaré tu proxima entrega por que quiero saber cuales son tus convicciones sobre el tema… es que a mi tanbien no me lo explicaron y estoy un poco confundido…

    cuidate mucho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s